image

Ayer nos escapamos a Zaragoza, la ciudad donde nací y viví hasta hace 9 años.
Cogí el coche junto a Sol y conforme bajábamos de altitud, nos íbamos sumergiendo en la niebla.
En 40 minutos estábamos cerca del centro. Aparcamos y nos hicimos una buena caminata mientras las luces, los belenes y demás decoración navideña nos inundaba.
Un paseo y un día estupendo, de desconexión, de esos que hacen falta.
Ahora, os invito a quedaros y que sigáis leyendo como fue nuestro día.

image

Lo primero que hicimos fue hacer una parada en una cafetería situada en la avenida Cesáreo Alierta. Es un sitio tranquilo, acogedor, luminoso y si vas con niños, hay un rinconcito para jugar.
El sitio es El Rincón & Cofee, con Wifi, zona de sofás y zona de mesas.
¡¡Recomendado!!
image

Tras reponer fuerzas con un mini bocadillo de jamón y armados con una botella de agua, caminamos por la plaza de Los Sitios – plaza de España – Calle Alfonso, no sin pararnos a ver belenes, músicos y cosas que nos llamaban la atención. 😉

En la calle Alfonso hicimos una parada en Tiger. Como no suelo ir mucho por ahí, si paso una vez al año, aprovecho para entrar (no puedo evitarlo) y en este caso compramos un ajedrez de madera y alguna cosica más.
Tras salir de Tiger y con un frío tremendo, caminamos hasta la plaza del Pilar.
Primero vimos el mercadillo de la izquierda y la zona de trineos (Sol no quiso montar).
Vimos una niña bajar dando vueltas y no sabemos muy bien si la cara que puso después era de mareo o de diversión. XD

image

Acto seguido entramos en el belén que colocan todos los años a tamaño real.

image

image

image

image

El huerto es de cultivo ecológico, y si no recuerdo mal, lo prepararon los estudiantes de una FP de Zaragoza.
¡Qué buena pinta tenían las verduras!

image

Justo al salir, fuimos a la zona del mercadillo de la derecha y a la pista de patinaje sobre hielo.

image

Y desde allí, volvimos hasta el paseo de la Independencia, donde entramos en una cafetería que me gusta mucho, situada en el Caracol.

Nos fijamos en los escaparates.
Uno de los que más me gustó fue este:

image

Precioso, ¿verdad? Es de una academia de inglés a la que va mi cuñado.
El escaparate de la librería general también era muy bonito. ¿Lo habéis visto?

De allí fuimos a ver otro belén que ponen en un banco (caja de ahorros) cerca de la plaza Aragón. Desde que era pequeña siempre me he asomado para verlo. Seguro que los que sois de Zaragoza sabéis de cuál hablo.

Como ya no nos daba tiempo de ir a un colegio donde había un mercadillo solidario, fuimos a ver juguetes ya que Sol tenía muchas ganas.
También hicimos una visita a mi madre, que estaba trabajando y enseguida nos fuimos a comer.

El resto de la tarde lo pasamos en casa de mis padres. Sol jugó y yo me dediqué a sofá con pelí (no tengo tele en casa y de vez en cuando apetece).
También me reencontré con mi Game Boy. Llevaba al menos 15 años sin verla y la daba por perdida.
Sol probó a jugar y le gustó. Por lo visto, no importa que sea a dos colores y que la pantalla se vea regular… ¡la Game Boy sigue funcionando y es un éxito!

Y hasta aquí nuestro día por Zaragoza.
¡Un saludo!